Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Fondo Social de Viviendas en alquiler para deudores hipotecarios

El Ayuntamiento de Gijón se ha adherido al Fondo Social de Viviendas en alquiler para deudores hipotecarios. Este Fondo cuenta inicialmente con 5.891 viviendas destinadas a familias en situación de especial vulnerabilidad que hayan sido desalojadas de sus viviendas después del 1 de enero de 2008 por el impago del préstamo hipotecario. El alquiler de estas viviendas tendrá una duración de dos años y las rentas oscilarán entre los 150 € y 400 € mensuales, con un límite máximo del 30% de los ingresos netos totales de la unidad familiar.

Para consultar la relación de viviendas viviendas ofrecidas por municipio haga clic aquí

Relación de entidades locales adheridas al FSV a 1 de marzo de 2013

Para consultar las entidades financieras sujetas al FSV acceda a la página web del IMSERSO desde este enlace

Requisitos de acceso a las viviendas

Se van a poder beneficiar de esta medida las personas que hayan sido desalojadas de su vivienda habitual y cumplan las siguientes condiciones:

  1. Que el desalojo se haya producido como consecuencia de una demanda de ejecución, por impago de un préstamo hipotecario, iniciada por la misma entidad que constituye el FSV.
  2. Que el desalojo se haya producido a partir del día 1 de enero de 2008.
  3. Que en el momento de presentación de la solicitud se encuentre en las siguientes circunstancias:

    • Que el conjunto de los ingresos mensuales de los miembros de su unidad familiar no supere el límite de tres veces el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (1.597 € conforme al Iprem actual).
    • Que ninguno de los miembros de la unidad familiar disponga de vivienda en propiedad.
  4. Que se encuentre en un supuesto de especial vulnerabilidad. A tal fin, se entenderán como tales cualquiera de los siguientes:
    • Familia numerosa, de conformidad con la legislación vigente.
    • Unidad familiar monoparental con dos o más hijos a cargo.
    • Unidad familiar de la que forme parte, al menos, un menor de tres años.
    • Unidad familiar en la que alguno de sus miembros tenga declarada discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite de forma permanente para realizar una actividad laboral.
    • Unidad familiar en la que el deudor se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones por desempleo.
    • Unidad familiar con la que convivan, en la misma vivienda, una o más personas que estén unidas con el titular de la hipoteca o su cónyuge por vínculo de parentesco hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, y que alguno de sus miembros se encuentre en situación personal de discapacidad, dependencia, enfermedad grave que les incapacite de forma temporal o permanente para realizar una actividad laboral.
    • Unidad familiar en la que exista alguna víctima de violencia de género.

Presentación de solicitudes

Las solicitudes deberán dirigirse a la entidad de crédito correspondiente, que darán prioridad a aquellas situaciones de mayor necesidad o riesgo social. La entidad financiera solicitará para ello informe a los Servicios Sociales de los Ayuntamientos o Diputaciones Provinciales, que deberán emitirlo en un plazo de 15 días. Las viviendas se asignarán antes de la finalización de cada trimestre, comenzando el 31 de marzo de 2013. 

Condiciones del alquiler

Las condiciones del arrendamiento son las siguientes:

  1. La cuantía del alquiler estará comprendida entre 150 € y 400 € al mes, con un límite máximo del 30% de los ingresos netos totales de la unidad familiar.
  2. La duración del contrato de arrendamiento será de dos años. No obstante, el contrato se prorrogará un año más salvo que la entidad arrendadora, tras una revaluación del cumplimiento de los requisitos de elegibilidad previstos en la cláusula anterior, concluya que estos ya no se cumplen.
  3. El arrendatario se obligará a destinar el inmueble a su vivienda habitual y a conservarlo en las mismas condiciones de uso y habitabilidad en el que se encontraba en el momento de la entrega.